Drogas de diseño

Son sustancias estimulantes del sistema nervioso central, derivadas de las anfetaminas y que pueden tener un efecto alucinógeno. La más conocida es el éxtasis (MDMA). Se presentan en forma de pastillas (“pastis”), con diferentes formas y nombres.

Efectos

Efectos buscados: sociabilidad, empatía, euforia, desinhibición, ganas de hablar y resistencia a la fatiga.

Argot:

Anfetas, bennies, dexies, guix, ice, glas, speed.

Marco legal

Son drogas ilegales.

Consumo

El consumo de drogas de diseño tiene como riesgos inmediatos: taquicardia, sudoración, sequedad de boca y aumento de la temperatura corporal. Estos efectos, combinados con una actividad física intensa como el baile, en el ambiente cargado de las discotecas y con una ingestión de agua insuficiente, pueden provocar un “golpe de calor” (subida brusca de la temperatura, arritmia cardiaca y convulsiones). Estas drogas también pueden provocar ansiedad, confusión, alteraciones psicóticas de tipo paranoide, depresiones y ataques de pánico.

Las drogas de diseño pueden provocar dependencia psicológica

Si necesitas ayuda,
estamos aquí para ti